Consejos de mantenimiento, Mecánica, Repuestos

4 razones por las que el aire acondicionado del auto funciona mal

4 Razones por las que el aire acondicionado del auto funciona mal

Con el verano llegan las temperaturas más altas y de golpe, cuando queremos viajar con mayor confort, descubrimos que el aire acondicionado del auto funciona mal.

Existen muchos factores que pueden afectar el normal funcionamiento del aire acondicionado. Algunos de ellos son de resolución sencilla y económica, mientras otros pueden resultar muy complejos y cuesta mucho dinero resolverlos.

Repasemos cuáles son los problemas más comunes que podemos identificar si el aire acondicionado del auto funciona mal, y que opciones tenemos para resolverlos.

Cómo funciona el aire acondicionado del auto

El sistema de aire acondicionado del auto funciona con los mismos principios al que encontramos en nuestros hogares y lugares de trabajo. Debido a un mecanismo simple pero que tiene sus particularidades, un gas circula por un circuito de tubos y las diversas piezas del sistema, enfriando el aire que circula por el interior del auto.

Para que este proceso se realice intervienen diversos componentes:

  • El gas: viene cargado de fábrica y se renueva periódicamente para que el sistema funcione bien. Lo usual es cada 5 años o menos, dependiendo su uso.
  • El compresor: es un elemento clave del sistema y su función es comprimir el gas.
  • El condensador: su rol es enfriar el gas comprimido.
  • Depósito: almacena el gas licuado.
  • Tubos: por donde circula el gas.
  • Y otras piezas adicionales.

 

Esta breve explicación nos permite identificar las dos grandes raíces del problema por el cual el aire acondicionado del auto funciona mal:

  • Falta gas.
  • Hay una falla en alguno de los componentes del sistema: el compresor, el condensador, el depósito, la válvula de expansión, el filtro de habitáculo o las tuberías donde circula el gas.

 

Un buen taller mecánico especializado en aire acondicionado puede desarmar el circuito, revisar y limpiar todas las piezas, y eventualmente reemplazar las dañadas. Sin embargo, dependiendo de las piezas, puede ser costoso.

Como prevención, lo mejor es encender el sistema de tanto en tanto para que el compresor arranque -incluso en invierno-, nunca forzarlo al máximo y por lo general usarlo entre 21 y 24 grados.

Aire acondicionado del auto

4 razones por las que el aire acondicionado del auto funciona mal

Razones por las que el aire acondicionado del auto funciona mal

Existen básicamente 4 causas que pueden explicar las razones por las que el aire acondicionado del auto funciona mal, y son las siguientes:

El aire acondicionado tiene feo olor

Este suele ser el problema más sencillo y económico de resolver.

Cuando el aire que ingresa al vehículo tiene feo olor, por lo general se debe a que es necesario reemplazar el filtro de habitáculo.

Este filtro cumple el rol de absorber las impurezas o partículas nocivas que circulan en el ambiente antes de ingresar al vehículo. Por lo general, más hollín y sustancias tóxicas en las ciudades, y más polvo en campo y montañas.

Con el tiempo, los filtros cumplen su ciclo y es necesario reemplazarlos. Las recomendaciones más comunes de los fabricantes indican que deberíamos cambiarlos una vez al año o luego de 10 a 15 mil kilómetros de uso, dependiendo de la geografía por donde usualmente circule el vehículo. La buena noticia es que el filtro de habitáculo es una pieza muy económica y fácil de reemplazar.

Muy de tanto en tanto, y sobre todo si el aire acondicionado no se usó durante mucho tiempo, suele encontrarse una acumulación de bacterias y hongos en los conductos. En este caso, el mecánico especializado suele desarmar y limpiar las piezas para solucionar el problema.

Sale poco aire por el sistema

Este es un problema donde usualmente el responsable es nuevamente el filtro de aire.

Cuando observamos que sale poco caudal de aire, la causa más común es que el filtro se encuentra tapado y ya cumplió su vida útil.

Muchas veces se recurre a una salida provisoria, que es sacarlo, sacudirlo para que desprenda las impurezas y limpiarlo.

Sin embargo, como ya dijimos, lo mejor es cambiarlo todos los años o cada 10 a 15 mil kilómetros, garantizando así un aire limpio y un buen funcionamiento del sistema.

Hay una fuga en el circuito por donde circula el gas

Este es uno los problemas más comunes que identificamos cuando el aire acondicionado del auto funciona mal.

Como vimos, el sistema de aire acondicionado incluye diversos componentes y un circuito de tubos por donde circula el gas. En ocasiones, debido al deterioro habitual con el paso de los años y el funcionamiento, se produce una pequeña fuga por donde se escapa el gas.

Lo cierto es que muchas veces es difícil de identificar el punto exacto de la fuga, e incluso puede llegar a ser muy costoso. Los talleres especializados cuentan con los elementos y la experiencia para identificar la falla en la mayoría de los casos.

Si el problema está en una unión o tubería, su reparación o reemplazo es simple y económica. El problema se plantea cuando el problema proviene de una de las piezas más costosas, sobre todo el compresor.

Sin embargo, y dependiendo de la magnitud de la fuga, el problema puede paliarse de un modo más sencillo y económico con una recarga más frecuente del gas, compensando de este modo la fuga.

Hay una pieza dañada que impide el buen funcionamiento del sistema

Si ya nos aseguramos de que el sistema tiene suficiente gas y los filtros en condiciones, y aún así el sistema no enciende, no enfría o hay ruidos molestos, es porque alguna de las piezas del sistema están dañadas.

En estos casos, la única opción disponible es acudir al taller especializado en aire acondicionado, donde realizarán la revisión del sistema y el diagnóstico correspondiente.

En la mayoría de los casos, las reparaciones son simples y relativamente económicas. Sin embargo, muy de tanto en tanto se daña el compresor de aire acondicionado y no es posible reemplazarlo.

Esta es la pieza más compleja del sistema y su reemplazo suele ser muy costoso. Pese a todo, nuestra recomendación es adquirir un compresor original o de una marca reconocida o confiable, que nos asegure su correcto funcionamiento durante muchos años.

Notas Relacionadas