Consejos de mantenimiento, Interesante, Mecánica, Repuestos, Repuestos Falsos, Repuestos Originales

Comprar un auto usado: 7 cosas para revisar antes de que sea demasiado tarde

comprar un auto usado

A todos nos gusta pensar en la idea de comprarnos un auto 0 kilómetro: no tiene desgaste, viene con lo último, luce bien y hasta huele a nuevo. Sin embargo, la opción de comprar un auto usado es lo más frecuente, sobre todo en épocas en la que los precios de los autos nuevos resultan demasiados costosos.

Comprar un auto usado puede resultar una experiencia muy gratificante o, por el contrario, una enorme frustración por todos los problemas que puede generar un auto con problemas.

Por eso, en este artículo, vamos a revisar lo que debemos tener en cuenta antes de comprar un auto usado, tanto en los papeles como en relación con la mecánica del vehículo.

Beneficios e inconvenientes de comprar un auto usado

No cabe duda que comprar un auto usado puede resultar muy satisfactorio, y además ofrece muchas ventajas respecto a un auto nuevo:

  • La compra es casi inmediata y tenemos el vehículo en nuestras manos apenas concretamos la compra. Basta con firmar los papeles legales, realizar la transferencia del vehículo y obviamente pagar lo que hayamos acordado con el vendedor para que tengamos el auto con nosotros de inmediato.
  • El precio de compra es en proporción mucho más bajo. Aun cuando el auto usado tenga poca antigüedad, no pagamos costos de impuestos y administrativos que usualmente se pagan con los autos nuevos.
  • Los impuestos que se pagan también son más bajos. Como sabemos, los impuestos disminuyen a medida que aumenta la antigüedad del auto.
  • Y hasta el seguro resulta mucho más económico que en un auto nuevo. El seguro se cotiza a partir del valor total del auto, que si es usado, vale menos. Por lo tanto el seguro también.

 

Al mismo tiempo, un auto usado tiene algunas desventajas:

  • El auto usado ya tiene desgaste, que se incrementa con la antigüedad y kilometraje del mismo.
  • No luce igual que un auto nuevo, e incluso algunos detalles de carrocería, como las ópticas, las molduras o los espejos suelen cambiarse con la renovación de los modelos, sobre todo con las renovaciones “estéticas” que se realizan para darles un aire de “nuevo”. Eso significa que por más que esté en buen estado, no va a lucir como un 0 km.
  • La tecnología suele ser más antigua. Si bien los motores suelen ser los mismos durante muchos años, ya que es muy costoso para las automotrices cambiarlos, hay áreas como la electrónica, el instrumental o el sistema de luces que tienen actualizaciones más frecuentes.
  • Puede tener problemas en su funcionamiento que están ocultos en el momento de la compra, pero que surgen poco tiempo después. A menudo ocurre que se le hizo una reparación rápida para que el auto esté en condiciones de ser vendido, y para eso se utilizaron repuestos baratos y de mala calidad. Y pocos meses después el problema aparece. Por ejemplo, si fue necesario cambiarle el radiador, se le puso un importado barato que a los 3 o 6 meses comienza a perder agua.
  • Se desconoce el nivel de mantenimiento que tuvo el auto, y la calidad de los repuestos que se pusieron en alguna reparación o servicio técnico.

 

Consejos para tener en cuenta al comprar un auto usado

Lo mejor que podemos hacer para minimizar los riesgos al comprar un auto usado es revisar que todos los papeles estén en orden, así como algunos aspectos mecánicos básicos. De esto hablaremos a continuación.

Papeles

Por más que no haga al funcionamiento o a la estética del vehículo, el correcto estado de los papeles es por lejos el primer punto que debemos tener en cuenta y revisar en detalle, de modo de evitar futuros problemas legales e impositivos. La siguiente es una lista lo que hay que revisar antes de comprar un auto usado:

  • Título del vehículo. Imprescindible para avanzar con la operación.
  • Cédula verde. Si bien se cambia con cada propietario, verificarla es un modo de cerciorar que el vendedor tenga los papeles en orden.
  • Verificación técnica vehicular (VTV) vigente al momento de comprarlo. Es una garantía de que personal especializado revisó el estado del auto usado hace menos de un año. El calco que se pega en el parabrisas asegura que se superó la verificación del año.
  • Informe de dominio histórico para asegurar que sea el dueño correcto y conocer los antecedentes y anteriores dueños. En general resulta un dato anecdótico, pero de tanto en tanto surge algún elemento interesante. Por ejemplo, si el auto perteneció a una flotilla de remises, podría tener muchos más kilómetros de los que figuren en el tablero.
  • Libre deuda de patentes y de multas de tránsito. De haberlas, las debe pagar el propietario o bien descontarlas del precio de venta.
  • Autopartes grabadas. Revisar que todas las partes que correspondan tengan grabados los últimos 8 dígitos del número de chasis. Principalmente, cristales y elementos de carrocería como puertas, capot y baúl.

Motor

Una inspección visual del motor es muy importante. Algunos detalles para fijarse son:

  • Pérdida de fluidos: debemos cerciorarnos que no haya pérdidas de fluidos, como aceite, agua o refrigerante o líquido de freno, entre otros.
  • Tensión de correas: que se vean en buen estado y con una tensión adecuada.
  • Ruidos inusuales: Al encenderlo, que no haga ruidos extraños. También debemos cerciorarnos que no largue humo del caño de escape.
  • Encendido: Obviamente, que encienda rápido y sin esfuerzos.

Cubiertas

Las cubiertas nuevas son muy costosas, y el auto debería tenerlas en buen estado, con poco desgaste y con las formas bien marcadas. Si verificamos que el estado de las cubiertas es deficiente y estamos 100 por ciento seguros de que tienen un nivel de deterioro tan terminal que habrá que reemplazarlas en breve, el vendedor deberá descontar su costo del precio de venta.

Al comprar un auto usado, siempre debemos evaluar si pagaremos menos por un auto al que debemos hacerle mejoras, o bien pagamos más pero el auto está en perfectas condiciones y no requiere ningún arreglo ni cambio de piezas.

Carrocería

Es importante realizar una inspección visual de la carrocería. Si bien es normal que los autos presenten algunos pequeños detalles en sus partes, como laterales, puertas o paragolpes, o bien desgaste de la pintura o en el brillo de las ópticas, todo debe estar en niveles adecuados.

A su vez, puede ser conveniente asegurarnos que los paragolpes y ópticas estén firmes y bien sujetos a la carrocería, y que las puertas abran y cierren correctamente.

Interior

Si bien es un detalle que no hace el funcionamiento mecánico del vehículo, lo cierto es que el estado general del interior del auto usado es un indicador de si ha sido cuidado y bien mantenido por sus propietarios.

Por otro lado, resulta gratificante conducir un vehículo cuyo interior esté en buen estado, sin deterioros ni marcas importantes.

Andar

Si el vendedor nos permite dar una vuelta conduciendo el auto, ya es una buena señal. En este caso, deberíamos fijarnos en algunos detalles que solo podremos descubrir al manejarlo. Por ejemplo, que gire bien y con suavidad; que los frenos estén en buen estado; que el motor responda adecuadamente al acelerarlo; que los pedales de embrague, freno, y aceleración respondan bien y no estén más duros de lo necesario; que los cambios entren bien y en general que el andar del vehículo sea confortable, de acuerdo a nuestras expectativas.

Si vamos a comprar un auto usado, al menos debemos asegurarnos que funciona bien.

Repuestos

En CHEVCAR muchas veces nos encontramos con clientes desesperados porque dependen, para que su auto funcione correctamente, de una pieza difícil de conseguir.

Y dar con los repuestos que se necesitan para el auto es un tema en verdad estratégico. Al comprar un auto usado deberíamos asegurarnos que haya repuestos disponibles en el mercado.

Existen muchísimos factores por los cuales se hace difícil conseguir algunos repuestos. En algunos casos es por la antigüedad del vehículo, ya que las automotrices limitan la provisión de los repuestos originales a cierto período de años. Y si bien suelen conseguirse piezas alternativas, suele ser más fácil obtenerlas en los modelos más populares.

Vamos a profundizar en el tema.

Hay automotrices muy responsables que se encargan de proveer todos los repuestos de los modelos que comercializaron en el país, al menos durante cierto período de antigüedad del auto, que oscila entre los 10 y los 20 años. Y en este caso, no importa si el vehículo es importado o producido en el Mercosur: el repuesto original siempre se consigue.

Y también hay muchos distribuidores o importadores que proveen repuestos de automóviles más antiguos, porque saben que el mercado los requiere. Aunque también es cierto que es más probable que se consigan con mayor facilidad los repuestos de los modelos que fueron más populares.

Por último, la importación de piezas muchas veces se ve afectada por situaciones económicas del país, como el valor del dólar o la orientación macro económica del gobierno de turno.

Por eso conseguir los repuestos se torna un tema crítico, y sobre dependiendo de las condiciones que mencionamos antes.

Y si bien siempre es más fácil conseguir repuestos de los modelos producidos en el Mercosur o que fueron muy populares, como el caso del Volkswagen Gol o el Chevrolet Corsa, es mejor consultar a la casa de repuestos de confianza antes de tomar una decisión de compra.

Por eso reiteramos nuestra recomendación: antes de comprar un auto usado, consulten la disponibilidad de los repuestos.

Siguiendo estos pocos consejos, es más probable que compremos y disfrutemos de un auto usado sin las complicaciones que a menudo suelen aparecer en ocasiones.

Related Posts