Consejos de mantenimiento, Mecánica, Repuestos

¿Cuándo debo cambiar los amortiguadores del auto?

Cambiar los amortiguadores A

Una de las tareas regulares de mantenimiento del vehículo consiste en cambiar los amortiguadores periódicamente. Su frecuencia depende del uso qué le demos al auto, los kilómetros recorridos y otros factores.

En este artículo abordaremos todos los ángulos necesarios para saber cuándo debemos cambiar los amortiguadores de nuestro auto, y para hacerlo de la manera más adecuada.

Amortiguadores: lo que hay que saber

Cambiar los amortiguadores C

Cambiar los amortiguadores: Foto Gentileza Taller Gustavo, Valentín Virasoro 1988, CABA

Imaginemos un auto sin amortiguadores y con ruedas de metal directamente en contacto con el piso. Sería imposible andar en ese vehículo. Sentiríamos cada irregularidad en la superficie del piso y no podríamos superar velocidades mínimas. Y además, como si fuera poco, dañaríamos el resto de las piezas del auto con una frecuencia inusitada.

Los amortiguadores y los neumáticos cumplen la función de suavizar el andar del auto, asegurando un manejo seguro y evitando fuertes impactos sobre la estructura que dañarían las piezas del auto. Por ese mismo motivo los amortiguadores, junto a los neumáticos y los frenos, son las piezas esenciales que hacen a la seguridad del vehículo al andar.

Las ruedas son las únicas piezas del vehículo que están en contacto con el piso. La cubierta de goma en primer lugar, y su relleno con aire, realizan el trabajo inicial tendiente a suavizar el andar del vehículo.

Luego siguen los amortiguadores, que es la pieza que conecta las ruedas con el chasis del vehículo. Se ubican por encima de las ruedas, y entre ambos logran que el andar sea suave y silencioso.

Los amortiguadores se forman con dos pieza cónicas que trabajan unidas y que, en una cámara en su interior, contienen aceite o una combinación de gas y aceite. Se los conocen como amortiguadores hidráulicos o a gas, respectivamente. Se extienden y comprimen con el andar del vehículo, siendo los agentes químicos el elemento que genera el efecto de amortiguación.

De hecho, todos los amortiguadores contienen aceite. La función del gas nitrógeno es facilitarle al aceite su regreso más rápido a la cámara del amortiguador. Esto se nota especialmente cuando el auto se enfrenta a situaciones extremas, como curvas pronunciadas o accidentes en la superficie del suelo.

Por último, los amortiguadores a gas duran más que los hidráulicos, y además son más seguros, confiables y suaves.

¿Cómo sabemos que debemos cambiar los amortiguadores del auto?

Cambiar los amortiguadores B

Cambiar los amortiguadores: Foto Gentileza Taller Gustavo, Valentín Virasoro 1988, CABA

Existe una manera informal de verificar el estado de los amortiguadores y que sigue siendo la preferida por los mecánicos que ya tienen muchos kilómetros en su andar. Consiste en apoyar su peso varias veces seguidas sobre una de las esquinas del auto, justo encima de donde están los amortiguadores, y verificar cuánto tiempo tardan en volver a su posición inicial. Si tardan mucho tiempo, o bien se produce una bajada exagerada del vehículo, es porque es hora de cambiar los amortiguadores. Así de simple.

Pero hay varias señales para prestarle atención, que indican que el amortiguador ya cumplió su vida útil.

La primera se basa en la observación del auto al andar, por parte del conductor. Si vemos que el auto “salta” mucho al andar, especialmente en las curvas, genera un ruido de golpe al transitar por una zona con pozos pronunciados, o bien se hunde el eje trasero al acelerar, es porque es hora de darse una vuelta por el taller.

Otros indicadores que podemos observar cuando conducimos el auto es si vibra el volante al conducir, sentimos un mayor impacto del viento de costado en la ruta, perdemos cierto control del vehículo en zonas con agua en el piso o bien en curvas, o notamos mayor tiempo y distancia de frenado.

También es importante prestarle atención a las infrecuentes, pero posibles, pérdidas de aceite del amortiguador, que suelen notarse al observar manchas en el piso luego de que el vehículo estuvo estacionado un tiempo.

O bien si notamos que el desgaste de los neumáticos es irregular.

En cualquiera de estos casos recomendamos una visita al taller mecánico, donde podrán indicarnos con mayor precisión si debemos cambiar los amortiguadores.

Los talleres modernos y con buen equipamiento técnico, sobre todo aquellos especializados en tren delantero, suelen utilizar bancos de testeo que indican en términos de porcentaje cual es la eficiencia de los amortiguadores. Exactamente igual a lo que vemos cuando hacemos la VTV (Verificación Técnica Vehícular).

Por ejemplo, podrían indicarnos que los amortiguadores funcionan a un 78% de su eficiencia máxima.

Por último, existen algunos supuestos en función a los años de antigüedad o kilómetros recorridos. Los mecánicos varían mucho al respecto. Los fabricantes indican que el funcionamiento óptimo y garantizado se da hasta los 30 mil kilómetros de uso.

Los mecánicos, a su vez, tienen opiniones muy dispares: a los 50, 80 o 100 mil kilómetros. Y también que resulta obligatorio después de 10 años, por más que casi no tenga recorrido.

Lo cierto es que la respuesta adecuada a la pregunta sobre cuando debemos cambiar los amortiguadores del auto es una combinación de todas las opciones anteriores, porque la durabilidad de cada amortiguador depende de muchos factores, como la calidad del mismo, el estilo de conducción de quién maneja el vehículo y la antigüedad.

Cuando aparecen estas señales, es porque llegó el momento de concurrir al taller mecánico para hacer las verificaciones precisas y, eventualmente, proceder a cambiar los amortiguadores. Los mismos se hacen por eje, es decir los dos delanteros o los dos traseros juntos. También pueden cambiarse los cuatro amortiguadores, si es necesario y se aspira a ganar con confortabilidad y seguridad.

Conclusiones

Al cambiar los amortiguadores nos aseguramos que el manejo y el confort del vehículo al andar sea suave, parejo y confiable. Es una inversión necesaria y muy útil, que se realiza periódicamente y que genera un retorno importante para el conductor.

En CHEVCAR recomendamos que concurran a un taller de confianza y bien equipado, que asegure una instalación eficiente y segura de los nuevos amortiguadores.

Respecto a los mismos, nuestra recomendación es que se invierta en primeras marcas, y preferente con gas. COFAP, Sachs, Monroe, y Fric-Rot y obviamente las originales son todas recomendables y de primer nivel.

Cambiar los amortiguadores no es algo que hacemos con mucha frecuencia. Esa es una razón suficiente para hacerlo bien, y de este modo nos aseguramos que tendremos un andar más seguro y confortable por muchos años.

Notas Relacionadas