Consejos de mantenimiento, Encendido, Mecánica

CADA CUÁNTO DEBO CAMBIAR LAS BUJIAS Y CABLES DE MI AUTO

bujias y cables

Entre las tareas de mantenimiento que debemos encarar en el auto con periodicidad regular está el cambio de bujías y cables, dos componentes esenciales del sistema de encendido del vehículo.

Como siempre decimos, el punto de partida para cualquier tarea de mantenimiento es el manual del vehículo. Según su marca, procedencia y gama, los fabricantes suelen realizar recomendaciones bien específicas.

Sin embargo, existen algunas prácticas básicas que desarrollaremos en este artículo y que son las mismas que habitualmente compartimos con los clientes de CHEVCAR.

El sistema de encendido del vehículo

En los motores de combustión basados en combustibles líquidos, el motor se enciende cuando una chispa producida por una bujía provoca una explosión de los combustibles dentro del motor, generando así la fuerza necesaria para movilizar los pistones y poner el vehículo en funcionamiento.

Los componentes que permiten que esto suceda conforman el sistema de encendido del motor.

Básicamente estamos hablando de las bujías, los cables de bujías y la bobina de encendido.

La bobina de encendido es la pieza donde comienza el proceso de encendido eléctrico del auto. Cuenta con los elementos técnicos necesarios para generar la electricidad inicial.

Los cables de bujías transportan electricidad de la bobina de encendido a las bujías.

Finalmente, las bujías son el componente del sistema de encendido que provocan la chispa -o el calentamiento, en el caso de los motores diesel- con la cual se genera la explosión del combustible dentro del motor mismo. Como las bujías están ubicadas en el motor mismo, toman contacto con el combustible de un modo controlado.

El proceso comienza en la bobina de encendido, donde se genera una carga de electricidad que es transportada por los cables de bujía hacia las bujías mismas, que a su vez generan una chispa suficientemente poderosa para provocar la explosión del combustible, y de este modo poner en funcionamiento al motor.

Las bujías y cables de bujías son dos elementos que, por las características del funcionamiento del vehículo, están sometidos a una alta demanda de desempeño, y a la vez expuestos al desgaste propio de su uso y los materiales que lo componen, las condiciones atmosféricas, y hasta la vibración del motor.

¿Por qué debo realizar un cambio de bujías y cables?

Básicamente, porque todo vehículo contiene piezas que son clasificadas dentro de lo que podemos llamar “piezas de mantenimiento”, es decir, que periódicamente deben ser reemplazadas por piezas nuevas para optimizar el funcionamiento del vehículo y evitar riesgos futuros.

El “trabajo” que realizan las bujías para generar la chispa de encendido produce un desgaste natural en las mismas, que se observa con mucha facilidad una vez que las reemplazamos. Las bujías viejas y gastadas presentan tonos quemados y electrodos deteriorados. Pero mas allá de este aspecto estético, lo más importante es que afecta notablemente al funcionamiento y rendimiento eficiente del automóvil.

Las bujías deterioradas no solo pueden provocar que el auto no encienda, sino también que el motor no tenga suficiente potencia y que consuma mucho más combustible del necesario, generando un gasto elevado e innecesario.

Los cables de bujía también tienen un proceso de desgaste por los materiales que lo componen y su mayor exposición al medio ambiente. Suelen fabricarse con cables de cobre para la transmisión de la electricidad, uniones estañadas y un aislamiento exterior que varía entre caucho, siliconas y fibra de vidrio. Sin embargo, todos los materiales son susceptibles a sufrir el desgaste por el paso del tiempo, el uso y las condiciones en las que se desempeñan.

Y para que realicen bien su trabajo de transportar la electricidad entre la bobina de encendido y las bujías, los cables de bujía deben estar en perfectas condiciones.

El funcionamiento errático del motor, generalmente identificado por pequeñas irregularidades en su respuesta, puede ser un síntoma de un deterioro de las bujías o de los cables de bujías.

Otros síntomas con los que podemos identificar el mal funcionamiento de las bujías y cables son una menor potencia del motor, un alto consumo de combustible e incluso un exceso de gases o emisiones en el escape.

Por su parte, la bobina de encendido sólo se cambia cuando presentan una falla en su funcionamiento. Si bien forman parte del sistema de encendido, las bobinas no sufren el mismo nivel de desgaste que las bujías y los cables de bujías. Por lo tanto, mientras funcionen adecuadamente no es necesario cambiarlas.

Cómo se hace el cambio de bujías y cables

Por norma, la recomendación general es dejarle esta tarea al mecánico de confianza, que cuenta con las herramientas y conocimientos necesarios para realizar el trabajo de forma segura y eficiente en un plazo razonable.

Sin embargo, también hay usuarios que prefieren hacerlo ellos mismos, y para eso deben contar con un nivel de conocimiento mínimo y las herramientas adecuadas para hacerlo. Sin estos requisitos, el usuario estará sujeto a cometer errores y en consecuencia a provocar fallas o daños costosos en el funcionamiento del vehículo.

Para quienes se sientan confiados, existen numerosos tutoriales en internet con las recomendaciones adecuadas para realizar el cambio de bujías y cables, incluso para marcas y modelos específicos de vehículos. Cualquier usuario que cuente con las herramientas necesarias y los conocimientos mínimos podrá hacerlo.

¿Cada cuanto el cambio de bujías y cables de mi auto?

Como dijimos al comienzo, es conveniente partir de las recomendaciones del manual oficial del vehículo. Cada fabricante suele conocer mejor que nadie la calidad y durabilidad de sus piezas.

Los manuales de los autos de alta gama suelen mencionar que sus vehículos cuentan con componentes de tan alto nivel que postergan las tareas de mantenimiento por miles de kilómetros, en comparación a los autos de gama media que son los que más circulan por nuestras calles.

Por lo tanto, nuestra recomendación se basa en lo que requieren los autos más populares, que generalmente vienen con bujías de punta de cobre y cables de bujías estándar.

Por ejemplo, los Volkswagen Gol, Gol Trend, Surán, Fox, Polo, Virtus, Saveiro y Voyage, entre los más populares de la casa alemana, o bien los Chevrolet Corsa, Onix, Prisma, Cobalt, Spin, y otros tantos de la marca norteamericana.

En estos casos, la recomendación por norma general es realizar el cambio de bujías cada 15 mil kilómetros, y el cambio de los cables de bujías cada 30 mil kilómetros. O sea, cada dos cambios de bujías, realizamos también el de los cables de bujías.

Otro aspecto importante para considerar es que las bujías se cambian todas juntas. Es decir, se reemplaza el juego de bujías, que generalmente son cuatro. Ni una, ni dos, sino el juego completo.

Como dijimos antes, si la bobina de encendido funciona bien no es necesario cambiarla. Sólo lo haremos cuando presente algún deterioro.

Por último, como usuarios solo nos queda definir si optaremos por marcas originales o alternativas. Esta es una decisión que depende mucho de las preferencias y posibilidades de cada individuo. Las marcas originales son una garantía de la calidad original del vehículo.

Sin embargo, las marcas alternativas no siempre representan una pérdida de calidad. Por el contrario, muchas veces las marcas alternativas ofrecen calidad y desempeño similar o superior a las marcas originales.

En el segmento del encendido, la variedad es enorme y muchas son incluso fabricantes de los productos originales de los vehículos. Marcas como Bosch, NGK, Champion, Denso y Delphi encabezan los estándares mundiales y son una garantía absoluta de calidad.

El buen funcionamiento de bujías y cables garantiza que el motor encienda y funcione perfectamente bien, optimizando el consumo de combustible y la potencia del motor. Por eso es muy importante recordar y agendar adecuadamente las fechas correctas para realizar el reemplazo cuando llegue el momento adecuado.

Notas Relacionadas